Musiqueando con...Rubén Pozo

Escrito por Antonio M. Arispón
Categoría: Musiqueando con.... Creado: Martes, 08 Septiembre 2015 19:53
Visto: 3662

 Rubén Pozo Prats, músico, cantante, compositor, guitarrista. En Barcelona nació, en 1975, y en Madrid fue destetado, como dice su rock´n roll. Creció en la Alameda de Osuna, donde bebió tanto de Rosendo, Kiko Veneno y Pepe Risi como de los Beatles y los Stones. Con un bagaje musical que lo llevó a dos importantes bandas de rock español (Buenas Noches Rose y Pereza), emprendió su carrera en solitario con el álbum “Lo que más” en 2012. Este año publicó su segundo disco, “En Marcha”, producido por Nigel Walker, y que presentó en una gira durante los meses de primavera. En breve, retoma la gira que le llevará a distintos puntos de la geografía española, y será a principios de 2016 cuando cruce el Atlántico para llevar su rock callejero de autor al público sudamericano. En este contexto, tenemos el placer de entrevistar a una de las actuales figuras más importantes (y sin duda, el más majo) del panorama musical español: Rubén Pozo.

EL PERFIL DE... RUBÉN POZO

Cuatro discos favoritos- 

"Sticky Fingers" de los Rolling Stones, “19 días y 500 noches” de Joaquín Sabina, "Mutations" de Beck, "La Fusa" de Vinicius de Moraes... Por ejemplo. No soy muy de listas.

Guitarra favorita     

Una guitarra española que me regaló mi madre por aprobar la E.G.B. con trece años. Las tengo mejores, pero esta es mi favorita. Ya en el instituto un día trató de romperla contra el suelo porque me pasaba el día tocando y suspendiendo asignaturas. No se rompió. Lo dicho: una guitarra cojonuda.

Grupo o artista preferido   

Ahora mismo Neil Young.

Concierto al que has asistido y más te ha impactado   

AC/DC en el antiguo Palacio de los Deportes de Madrid. Si no te impacta eso es que estas muerto.              

Grupo hubieras querido escuchar en directo   

Pata Negra                           

Canción que hubieras querido componer y … se te adelantaron

"Pasa la vida"

Un músico o un disco que pocos más que tú conocen y que te encantaría recomendar

"One foot in the grave" de Beck. Es difícil entrar. Si lo escuchas pensarás que estoy loco, pero a mi me tiene hipnotizado. Parece una maqueta.

Sueño por cumplir  

Escribir mi mejor canción.                 

ENTREVISTA

¿Qué tal Rubén? ¿Cómo pasa el verano un cantautor de rock? ¿Cuál es el día a día de un músico profesional?

Hola, bien. Si tengo concierto paso el día tenso y picajoso hasta que salgo al escenario. Si no, por la mañana me dedico a quehaceres cotidianos y por la tarde me quedo solo con la guitarra y charlamos. A veces, sin querer, me empieza a salir una canción y entonces tiro millas hasta la madrugada. Si no, ceno, veo una peli o cualquier cosa que echen por la tele y, si no termina de atraparme del todo lo que veo, bajo el volumen y agarro la guitarra de nuevo.

 ¿En qué te inspiras para componer una canción? ¿Cuándo fue la primera vez que mostraste a alguien una canción compuesta por ti con el fin de observar su reacción, la emoción provocada en ella?

Para mí, se hace una canción cuando tienes algo que decir. Las primeras canciones se las enseñaba a mis compañeros de mi primera banda: Buenas Noches Rose. Si les gustaba, la montábamos, si no, me quedaba jodido pensando en que era una mierda de tío. Así ha sido siempre. 

Tu último disco, “En Marcha”, producido por Nigel Walker, fue bien recibido por la crítica. ¿Cuáles fueron tus sensaciones con el público en esta gira en la que has presentado las nuevas canciones?

El público es el que te da la vida. La crítica, en general, ha valorado mi trabajo y agradezco su cariño, pero creo que no hay que prestar demasiada atención ni a los halagos ni a los palos. Uno mismo sabe perfectamente de donde le falta y de donde le sobra. Estoy muy agradecido de que haya gente que siga mi trabajo y venga a escucharme y verme cuando toco cerca de donde viven porque conectan con las canciones y mi manera de entender un show de rock. Esta es la verdadera esencia de este oficio. Lo que te queda cuando despejas toda la ecuación. 

Esta es mi canción” abre la senda de tu nuevo cancionero. Parece una de esas canciones que comienzas a componer, sin darte cuenta apenas, y se te cae de las manos. Toda una declaración de intenciones, ¿no?

Si, la empecé sin darme cuenta y así llegué hasta el primer estribillo. Del tirón. Luego me atasqué y me costó horrores terminarla. Por eso acabé metiendo el mito de Sísifo. Trabajo como una bestia y no llego a nada, no llego a nada, no llego a nada... al final se convierte en una cuestión personal. Si al final lo consigo es por cabezonería, porque creo que ahí hay algo bueno y por cantidades industriales de prueba/error y más prueba/error. Nada que ver con el genio. Las canciones que me salen de una tacada, en una tarde, una noche o así, es porque se han dado dos o tres casualidades seguidas. Porque he tenido suerte. Lo dicho, nada que ver con el genio. Ah, y con respecto a ¨declaración de intenciones¨ creo que cualquier canción del mundo lo es.

Baladas rock como “Me quieres destrozar”, el rock and roll más puro de “Tonto de tanto” y la prosódica “Chatarrero” casan con una armonía total en el disco. ¿Es este el disco más ecléptico de Rubén Pozo?

Creo que el hilo conductor de todas mis canciones es mi forma de escribir. Las letras. Eso me permite divertirme tocando otros palos que se salen del rock. Yo al menos lo creo así.

El disco se cierra con “Starman 2.0”, una versión de “Starman” de David Bowie, con una letra libremente adaptada y un sonido realmente conseguido. Sabemos que sueles adaptar canciones anglosajonas al castellano como ejercicio de composición. Venga, chívanos, ¿qué más canciones adaptadas tienes guardada en un baúl?

"Pale blue eyes" de la Velvet Underground, "Beth" de Kiss, "Ride on" de AC/DC... ahora caigo en la cuenta de que son todo baladas. Ninguna enseñable, la verdad. Siempre es constructivo sacarte una canción que te gusta y desenmarañar sus secretos de composición. Es un ejercicio con el que se aprende mucho. Pero sobre todo es divertido. La que mejor me quedó es "Starman" y por eso me atreví a incluirla en el disco. 

 

Durante los primeros ensayos, compartías en las entrevistas y en tu web tus ilusiones por cómo sonaba la banda que habías formado. Un servidor tuvo la oportunidad de escucharla en Sevilla. Brutalmente buena, un sonido demoledor…

Pues muchas gracias, de verdad. Ahora, por circunstancias ajenas a la música, voy en trío: guitarra, bajo, batería y mi voz sin coros. Pero ya estoy moviendo hilos para encontrar al "Número 4". Los conciertos que tengo para Diciembre con banda serán en formato cuarteto.

 

Y un repertorio perfectamente escogido. ¿Qué tienes en cuenta a la hora de elegir las canciones que tocarás? ¿Consultas con tus músicos?

Si, claro. Trato de encontrar un equilibrio entre lo que el público quiere escuchar y lo que nos apetece tocar. Que haya rocanrroles pero también medios tiempos más íntimos. Para mi es todo un quebradero de cabeza dar con una buena "curva" de directo. 

Sueles tener teloneros en tus shows. ¿Los eliges personalmente? ¿Cuál es el que más te ha sorprendido en esta última gira?

Me gusta mucho pero la verdad es que es un follón. Hago garitos y es habitual que al salir a tocar se hayan movido cosas y de repente no valga demasiado lo que dejaste preparado en la prueba de sonido por la tarde. Los escenarios no son muy grandes y los equipos son los que son. Aun así estoy muy agradecido a todas esas bandas por compartir con nosotros la noche. Hemos hecho muy buenos amigos. Me gustaron todas: Gonzalo de Cos, Mojados, Naif, Milana...  

¿Por qué ha existido en los últimos años en España un cierto “racismo” musical en cuanto a los estilos, en el que si un rockero hacía una canción pop o con influencias latinas era duramente criticado? ¿Se está acabando ahora con esa tendencia al parecer?

Si nadie hubiera mezclado nada seguiríamos haciendo canciones con los mismos tres acordes de Johnny B. Goode, canción que me encanta, por otro lado. El Rock, Pop, o como lo quieras llamar, va de hacer un collage con las influencias que tienes y que el resultado no suene forzado, que tengaequilibrio. Valoro mucho la pureza en el blues o el flamenco, por ejemplo, pero admiro mucho cuando alguien se salta las reglas y da con algo bueno y nuevo. La mezcla bien equilibrada es la que crea los nuevos estilos. Los puristas tienen razón, pero los que se saltan las normas, también. Qué lio. 

Con tu anterior disco “Lo que más” fuiste a dar una serie de conciertos durante un mes en Argentina, con los músicos de Siete Abriles. ¿Hay planes de volver ahora  para presentar “En Marcha”? ¿Repetirás con los músicos argentinos o te llevas a tu banda española?

Repetiré con los Siete Abriles en Febrero.

 

“El sueño del pibe”, homenaje a Buenos Aires y las costumbres argentinas (que diría Calamaro) tiene que sonar en aquellas tierras. Probablemente guste y mucho.

Aquí en España ha gustado mucho. En Argentina habrá que comprobarlo. Puede haber un poco de "¿Que hace el gallego éste hablando de una tierra que no es la suya sin saber demasiado?" pero el rocanrrol era esto, ¿no? No puedo evitar meterme en líos. Ellos me lo enseñaron así a través de su rocanrrol.

Durante la estancia en Argentina en la que hacía referencia anteriormente, pudimos verte en televisión con Ariel Rot, una de las figuras más importantes del rock en castellano, como guitarrista y cancionista, un término que te gusta especialmente. Rubén, ¿cómo se vive ese momento en el que tus ídolos pasan a ser tus pares de profesión?

Bueno, siempre serán mis ídolos. Y si hay suerte surge la amistad real. En cualquier caso, lo de Ariel aquella vez fue más hacer el gamberro junto a Andy Chango mientras él tocaba en directo en la tele. 

 

-En el último disco de estudio en solitario de Joaquín Sabina, produjiste “Embustera”, canción que compusiste para dicha ocasión. Un pajarito va silbando por ahí que para el próximo disco del ubetense también has colaborado… ¿una canción homenaje a J.J Cale, padre de clásicos del rock como “Cocaine”?

Compuse la música de "Embustera". Y hace un par de veranos nos juntamos una tarde Benjamín Prado, Joaquín y yo en su casa de Rota y nos salieron varias estrofas y un estribillo muy J.J.. Al llegar a Madrid grabé una demo rápida con lo que teníamos y la envié. La verdad es que nos emocionamos con lo que teníamos. Dice Joaquín que ya ha terminado las estrofas que faltaban. También dice que no es un hit-single pero que a quien conozca el trabajo de JJ Cale se le van a caer los huevos de gusto cuando la escuche. Estoy de acuerdo, no es un hit single de los charts pero es un Temaco. Aunque con JJ Cale ya se sabe, ninguna es un hit hasta que llega Eric Clapton y hace una versión (jajaja, risas enlatadas). En cualquier caso no se nada de un próximo disco de Joaquín ni si, llegado el caso, esta canción sería parte de él. Lo único que se es que hace un par de veranos me lo pasé requetebién tirándole los tejos a una canción con estos dos pájaros.

 

-Actualmente estás colaborando en “A vivir Madrid” de la Cadena Ser con una sección que recibe el mismo título que tu disco. ¿En qué consiste tu sección?

Me lo propuso Ana Uslé, la presentadora, y le dije que si. Eran 15 minutos de sección cada domingo. Llevé a amigos o gente con la me apetecía hablar y averiguar cómo va la vida y en que andan metidos. Estuvo el Lichis, Benjamín Prado, Daniel Guzmán, Cesar Pop y Escandar Algeet. Ya se ha acabado. Era sólo durante el mes de Agosto. Estuvo muy bien pero la radio no es lo mío. A veces perdía el hilo en medio de una frase larga y hablaba como si estuviera mascando chicle o pelando pipas. Pero agradezco mucho a Ana la oportunidad y las risas. 

 

-¿Qué planes tienes para lo que queda de año?

Dar algunos conciertos a lo Llanero en Solitario (a voz y guitarra) por Cáceres, Badajoz, Asturias y alguna ciudad más y, ya en Diciembre, cuatro conciertos con banda en formato cuarteto en Murcia (4 Dic), Madrid (11 Dic), Valencia (18 Dic) y Málaga (19 Dic) que tienen pinta de que van a ser la leche. Muchas, muchas ganas.

Todas las fechas, salas y venta de tickets en rubenpozo.com