Sidecars, sala el Sol

Escrito por Fernán del Val
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Martes, 03 Marzo 2009 18:55
Visto: 2068

27 de Febrero, sala el Sol, Madrid.

 

A pesar de que el grupo revelación de 2008 ha sido Vetusta Morla, a no mucha distancia han quedado Sidecars. Ellos son el último eslabón de esa cadena rockera que ha surgido en la Alameda de Osuna, a su vez heredera del rock español más descarado (Tequila) y barriobajero (Burning). Su disco de debut ha sorprendido por el excelente sonido que consiguió su productor, Leiva, así como por la calidad de las canciones. No sobra ni una. Y eso es lo importante en el rock, las canciones.

Image

 

Pero no sólo. El rock tiene también mucho de teatro, y bien lo saben Sidecars. Tanto Juancho (voz y guitarra) como Manu (guitarra y coros) son expertos en la pose guitarrística, en retorcerse sobre el mástil, en hacer solos imposibles en posiciones inverosímiles. A un lado el  Dr. Gerbass (bajo) tocaba como quien no quiere la cosa, con su tupé, sus patillas y sus tirantes. Además el grupo tuvo el buen criterio de incorporar a Cesar Pop a los teclados, toda una garantía de calidad.  

Image

Con la sala Sol a reventar Sidecars mostraron el porqué de su éxito: canciones directas, riffs memorables, textos explícitos y estribillos coreables. Parece fácil, pero no lo es. Si el sonido del disco es bueno, el directo no desmerece para nada, con un Cesar Pop muy inspirado. Además el grupo quiso rodearse de buenos amigos para la ocasión, versionando con Quique González “Hotel Los Ángeles” y apoyándose en Leiva para tocar “Ya no tengo problemas” y ese baladón que es “Mundo frágil”.

 Con la subida a escena del hermanísimo el concierto, que había ido como un tiro, entró en barrena, perdiendo ritmo por los duelos de punteos de Leiva y Juancho. El problema de Sidecars, normal por otro lado, es que todavía no tiene repertorio como para llenar dos horas de concierto, por lo que algunas interpretaciones, como “Piso 16” o “El jugador”, se alargaron demasiado. A veces la concisión vale más que el desparrame, cosa que Pereza, por ejemplo, ha aprendido con el tiempo.  

 Image

Sudorosos y excitados, Sidecars dejaron el escenario como rockstars. Ahora toca darse a conocer por todo el país y seguir componiendo. Llegar no ha sido fácil, veremos si son capaces de mantenerse.

 

Fotografías: Paula Hernández

EasyCookieInfo

INSTAGRAM