ERIK TRUFFAZ: Un soplo de aire sideral

Escrito por Julio Castaño
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Domingo, 16 Febrero 2020 22:05
Visto: 524

 Sala Clamores. 13 Febrero 2020.

 

Erik Truffaz sale al escenario y se encuentra con la Sala Clamores llena y perfectamente adecuada a la contemplación que un concierto de estas características merece. Antes que él, su banda ya había comenzado con atmósferas psicodélicas dominadas por el sonido claro de sintetizador “back to 80´s” que puede ser uno de los rasgos más distintivos del disco que venían a presentar, el último trabajo del trompetista, “Lune Rouge”.

 

 

Rápidamente sonó el tema que da nombre al disco continuando con el sintetizador y entrando en la psicodelia personal del artista. Este disco contiene melodías muy claras y directas, como las canciones ET Two o Five On The Floor, que son perfectamente reconocibles y tarareables, aunque también dispone de amplios espacios de improvisación y experimentación, con atmósferas más oscuras y divagantes como Tiger In The Train o Algol, donde el uso de efectos y loops de sus propias melodías creaban un ideario particular y actualizado de un sonido que a priori puede parecer clásico. Para finalizar, melodías directas como She´s The Moon o Nostalgia con un solo realmente estremecedor que hizo que los asistentes se alzaran en ovación, no dejando marchar al artista que terminó el concierto sin banda y con una versión a “cappela” de Houlgate mostrando una vez más que su sensibilidad va más allá de un virtuosismo efectista para trasladar a bellas melodías de respiro existencial.

A estas alturas Erik Truffaz no necesitaría presentación, aunque haciendo sondeo a mi alrededor me doy cuenta que es conocido en círculos muy concretos relacionados con música intrumental y aficionados al jazz.

Lo primero que escuché de Erik fue una canción muy pop, Let Me Go, cantada por Sophie Hunger. Contenida en su disco In Between, me sirvió para adentrarme en el artista y descubrir que cuenta con 10 años bajo el clásico sello jazzero Blue Note, donde ya se desmarcó del jazz más clásico para investigar en R&B, drum and bass o hip hop, además de mostrar su debilidad por melodías muy pegadizas y su juego con sintetizadores. También es habitual encontrarle colaborando con otros artistas de campos muy diversos. Esta capacidad de colaborar y estar abierto a distintas formas musicales supongo que se debe a que tiene un talante abierto y amigable, que incluso en el concierto se pudo ver en algunos momentos en los que dedico algunas palabras al público y donde mostró como sonríe su alma.


@julio__castano

EasyCookieInfo

INSTAGRAM