Gritando en silencio para cerrar con un gran sabor de boca 2018.

Escrito por Edith López Melchor
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Miércoles, 26 Diciembre 2018 12:54
Visto: 551

Nos encontramos una noche más en la sala Ambigú Axerquía de Córdoba que siempre nos trae conciertos que dan para hablar. Esta noche, estamos ante el último concierto de 2018 de la “Gira Incendiaria” de Gritando en Silencio, en la que presentan su último trabajo “Material Inflamable”.


Arrancamos con la sala bastante llena y un público impaciente por ver a su grupo actuar, con algunos fans muy motivados. Con la banda ya en escena empieza el concierto con un tema de su nuevo álbum, “Mi último cartucho”, un tema que espabiló a los más despistados y que tras la cual Santos, el guitarra solista, se quejó de no tener señal. Pese a ello la canción sonó con fuerza y sin ningún problema. “Si toco bien sin sonido, imaginad cómo sonará ahora que se oye” declaraba Santos a su público, y no engañaba. Continuamos el concierto con “Alma de Blues” con la que los ánimos solo subían y con la que los “percances” no terminaban para la banda cuando un trozo de baqueta rebelde casi le da a Alberto, bajista del grupo; y no sería la última baqueta que quedaría hecha añicos esta noche La velada continuaba, el ambiente siempre en trayectoria ascendente en este concierto, la gent bailaba e incluso algunos asistentes formaron un pequeño “pogo” en el centro de la sala. Con “Mírame desnudo” la sala estaba manos arriba, como si de un atraco se tratase. Poco después Marcos Molina, la voz del grupo, recordó lo importante que es querer y sobre todo lo importante
de querer a otra persona “libre” exentos de carga o coacción, justo antes de tocar “Sácame de aquí”, del nuevo álbum. Una canción enérgica y una letra con una gran carga emocional.

 

El concierto seguía, las canciones se sucedían y envolvían al público. La banda criticaba el sistema actual con “A las armas”, mentaba lo importante de pasar un buen rato “Entre tus piernas”, criticaba la violencia animal, mostraban su posición en contra de la tauromaquia con “Ya debió
cambiar” y dedicaron una canción a alguien especial para ellos, de familia cordobesa, con “Como si no hubiera nada más”. Mensajes que la banda mandaba a sus fans con la característica cercanía con el público que muestran desde sus inicios.


El concierto parecía que tocaba a su fin con “Rock 'n' Roll de Barrabás” pero la gente estaba como loca y aclamaban por más. Y la banda no defraudó, volvieron a salir y tocaron algunas de las peticiones del público. Los bises fueron “¿Dónde te has quedado?” y la última, por falta de tiempo para más, pero no por falta de ganas, y dedicada a todos sus fans, dando las gracias por hacer posible su trabajo, ”Va por vosotros”.
Ya finalizado el concierto y recogiendo se volvió a demostrar la modestia, paciencia y lo que quieren a su público estos vecinos sevillanos que estuvieron echándose fotos y hablando con los fans hasta bastante después de acabada la actuación.


En definitiva un concierto para cerrar con un gran sabor de boca 2018.

INSTAGRAM