Negramaro-Sala Heineken- Madrid- 20-4-2008

Escrito por Fernán del Val
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Domingo, 27 Abril 2008 23:21
Visto: 1596

España e Italia han tenido a lo largo de la historia unos fructíferos intercambios musicales. Desde Adriano Celentano en los 60, pasando por Battiato en los 80 o Ramazzoti y Pausini en épocas más recientes, todos estos solistas han dejado huella en la memoria musical de los españoles, aunque nos gusten en mayor o en menor medida. La banda que nos ocupa, Negramaro, no desmerece en ciertos aspectos a algunos de los artistas citados, sobre todo en un cierto tono lacrimógeno-chulesco en sus canciones.

Image

Su currículo es, cuanto menos, sorprendente: ganadores del festival de San Remo, más de 1 millón de copias vendidas en Italia, dos noches llenando San Siro....mucho currículo para el entender de este mortal. Aunque si pensamos que en Italia el presidente del gobierno es un mafioso, podemos entender mejor el éxito de este tipo de grupos. ¿La propuesta de Negramaro? Un batiburrillo de géneros. Un poco de guitarras distorsionadas, algo de bases techno, teclados ochenteros y, sobre todo, un cantante estridente, mezcla de Freddie Mercury  y Julio Iglesias, con irrefrenables tendencias a acariciarse el miembro viril mientras cantaba. Y encima de falsete fácil. Una joyita.

 Image

 La banda pasó bastante desapercibida, excepto por el guitarrista, un modelo de Armani que, a pesar de sus saltos, no consiguió despeinarse ni sudar.  Su sonido es una mezcla de Him con un Eros Ramazzoti con mala leche, con guiños a Battiato (Cucurrucucú paloma) y a Damien Rice (The Blower´s daughter). Sonaban rabiosos, potentes, pero pisando el freno, sin llegar a avasallar. Como es de rigor, alguna canción sonó en castellano, aunque reconozco que no la había oído. El público, en cambio, la coreó, como hizo casi todo el concierto. El grupo consiguió conectar bastante con la gente, que no paró de saltar en ningún momento. Daba la impresión que el respetable estaba formado, básicamente por Erasmus y ex-Erasmus. En ambos casos se puede añadir el factor novi@/acompañante, tan funcional en un concierto de este tipo.  

 

En resumen, la gente se lo pasó bien, cantó, bailó y disfrutó. A mi me dejaron frío. Grupos como éste creo que no aportan nada al panorama musical español. Me consuela pensar que nosotros, a cambio, les colamos a Mecano. Lo comido por lo servido.

 

Fotos: Jaime Alonso Cervera

EasyCookieInfo

INSTAGRAM