Cuando la caja de BOMBONES se hace caja roja (de Nestle…)

Escrito por quannum
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Miércoles, 05 Marzo 2008 17:03
Visto: 1735

BOMBONES, 29 de Febrero – Sala Sol Madrid.

 

El pasado viernes 29 de Febrero, día especial por repetirse solo cada cuatro años, parecía la fecha ideal para la presentación de un disco, y así lo fue.

Image

Gracias de nuevo a los amigos de Pop Producciones nos pudimos adentrar una vez en la Sala Sol y bajar sus interminables escaleras que tantos recuerdos nos dan a todos, épocas pasadas, sueños por acabar, ilusiones infinitas…y ahí subido al escenario Tony Sáenz también se presentaba como Lukah Boo (esto último por ser los Boo Radleys una de sus últimas inspiraciones para el disco, aunque nos atrevemos a decir que siempre lo han sido de los Happy Losers como también lo son Teenage FanClub) y como antaño, con dulces melodías que parecen acompañarnos en cualquiera de esos viajes por carreteras rectilíneas, como ese aire fresco que entra por la ventanilla bajada, sin importarnos todo lo demás, cartas a uno mismo, dedicatorias a lugares donde estuvimos…y así esperamos su pronto disco, ahora maqueta que podemos oir en www.myspace.com/meetlukahboo para deleite de nuestros oidos.

Y así tan bien empezamos a pensar en Bombones, que rápidamente se subieron al mini escenario, tan cercano a todos para no dejarnos escapar de sus garras. Si, es la presentación de Diska, el segundo disco de los sevillanos, grabado por Paco Loco en sus estudios del Puerto, mezclado por John Agnello y masterizado en Nueva York gracias a Greg Calbi. Lo primero que llama la atención es su cambio de registro idiomático, español, sí, ahora que anda en desuso por unos y por otros (políticamente hablando claro) y que parece que ya ni siquiera se aprende en ciertas escuelas, pero de tan grata sensación cuando lo oímos y más en la música, reivindicación del orden…

Aún recuerdo esos acordes de ‘This Guy is in Love With U’ de su anterior disco, tan encontrados con su partener de presentación, tan dulce y tan simple que te hace sonreir sin más, cuando empiezan a recordarnos precisamente aquellos años con ‘Love Shines’ llena de la fuerza psicodélica a la que nos tienen acostumbrados desde entonces y capaces de bailar porque sí, y con ‘Mary Jane’ que nos fué acercando más a ellos agradecidos a Juano y sus secuaces, compartiendo entonces sus primeras ideas de Diska, ‘Flores del mal’, ‘Comando B’ o ‘Acento Invisible’ canciones donde la voz está tan conseguida como si solo fueran para ella, donde unos saxo y trombón llegados desde Sevilla se apelotonaban en el escenario pero así tan juntos representaban ese orden perdido por otros, plenas de rock eléctrico para que no pares de bailar, voz dulce que te envuelve, ya tenemos la solución ‘Arsénico por compasión’ para la batería intachable llena de maestría y los teclados frenéticos, sublimes, energía pura y celestial que nos animan cada vez más a meternos en su pequeño planeta. ‘A ras de cielo’ canción maravillosa llena de pop, recordatorio a miradas extraviadas que se juntan en el infinito del azul primaveral de un cielo sureño, paraguas desquiciado, tu mirada me hace temblar...una dulce tristeza en un mar de recovecos, detalles y matices perdurables de alegría. O ese toque a lo french  kitsch de Rinocerose, Etienne de Crecy o St. Germain que tanto nos han hecho bailar y que aquí no es menos, punk bailable, beats electrónicos con rabiosas guitarras, una auténtica joya, otra maravilla…la Tecktonik

Image

Como no su siempre guiño a las versiones ‘The Goonies ‘r’ Good Enough’ de Cyndi Lauper o ‘Girlfriend in a Coma’ de Smiths. Como colofón de fiesta su consabida y no por ello genial ‘Genie in a bottle’ mezclada con el ‘Last Night’ de Strokes, sublimación de algo tonto y subido al altar de la genialidad explosiva de estos chicos junto aquella otra genialidad del 2005 ‘Joint is On the Ground’. Hubiera dado igual que fuera al final, al principio o en medio, pero ese acorde inicial del teclado…se mete en el interior de tu cabeza, no te deja oir otra cosa, eres su prisionero, en un mundo tan real como este pero lleno de dulces caramelos llenos de azúcar…y así se acabó la noche, con ganas de más, de volver a verlos, con ese tirorí silbándolo una tras otra, sin final, mil veces…seguro que alguien sabe lo que digo…

EasyCookieInfo

INSTAGRAM