Muchachito (Jairo Perera) & Santos Veracruz - 17 de enero - Sala Fun Club

Escrito por Sandra Romero
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Jueves, 24 Enero 2008 19:06
Visto: 2545

 

El pasado 17 Enero, la cita nos congregó en La Alameda de Hércules. Muchos de los asistentes a este “pequeño concierto privado” se concentraron desde varias horas antes de la hora prevista de apertura de las puertas, unas 21.30 que no llegaban. De todos era sabido, que aquel concierto íntimo y peculiar, iba a ser memorable en la cabeza de cada sevillano que se acercara a deleitarse con lo poco de la banda que nos visitaba, aprovechando una breve visita a nuestra capital andaluza.

  

 

Jairo Perera y Santos de Veracruz tenían todas las armas para ofrecernos “un mini” concierto para amigos y compañeros, y unos pocos afortunados que como fuera intentaban entrar en la sala Fun Club por el medio que fuera. Decir que era esperado es casi quedarse corto.

 Tan solo Jairo Perera y el joven y talentoso Santos nos acompañaron. Guitarra en mano y lienzo preparado apenas a los 10 minutos de entrar comenzó el privado espectáculo. Con un público volcado hasta en la última fibra y un Jairo, que sabia que aquello sería jauja, entregando hasta la medula. Comenzó el concierto. Bailes, empujones, gritos y canciones… letras que sondeaban nuestros oídos y las almas de los presentes. Risas. Anécdotas, pero sobre todo música. Música en estado puro y sin más ajustes que los que el propio cantante iba precisando a medida que cantaba. Sonó un “Siempre que quiera” que todo el mundo coreo hasta romper la voz. Demostrando que Muchachito Bombo Infierno en su corta pero efervescente carrera no había dejado de dar canciones memorables para todos los asistentes. Eligiendo sobre la marcha los temas a tocar tanto del primer álbum “Vamos que nos vamos” (2005) como de su último CD “Visto lo visto”(2007) añadiendo además temas del grupo G5 que conforma junto a Kiko Veneno, Tomasito y miembros de los Delinqüentes y otras versiones como “Mala Vida” de Mano Negra que con el frenético ritmo de la “guitarrichi” (como familiarmente llamaba a su guitarra) hizo las delicias de los allí congregados entre los que se encontraba Charlie Cepeda que se subió un rato al escenario para acompañar a Jairo.

 

El motivo de tanto cambio en el programa iba dictado desde las ganas de disfrutar de los asistentes. Que por mucho que nuestro Jairo esperaba terminar con algo más lento para apaciguar los ánimos, aquello se convirtió en una olla a presión. Donde nada parecía suficiente. Teniendo que marcar el límite establecido para el final, el horario de la sala, que como es costumbre a las doce, hora de brujas, todo tiene que estar finalizado. Lástima para los asistentes que por segunda vez en poco tiempo se quedaron con ganas de más, recordemos el pasado concierto en la Sala Premium, y lástima para Jairo que disfrutaba con cada canción y para Santos de Veracruz, que le costó terminar su obra en esta ocasión, e incluso se arrancó a cantar algo con su compañero.

 

 

Apenas nos quedamos con el sin sabor de querer más, pero con la sensación de haber disfrutado de un concierto memorable.

 

Texto: Sandra Romero

Fotos: Oscar Romero

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
654657254
www.oscaromero.tk www.flickr.com/photos/oscaromi