Cuestión de corazón- Maná

Escrito por Miguel
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Lunes, 09 Julio 2007 12:53
Visto: 2231

 La noche de Julio del domingo se presentaba calurosa en los aledaños del Estadio de La Cartuja de Sevilla donde el público iba congregándose, en su mayoría tras una jornada dominical playera o piscinera tal y como el clima recomendaba. Es la previa al concierto de Maná, nuestro “corazón” anda nervioso y expectante ante lo que se avecina pues las ganas por ver a la banda mexicana, de Guadalajara., son grandes. 

Image

Una vez dentro un “corazón” sobrecogido por las dimensiones del escenario en el que una cortina blanca tapa lo esencial del mismo. El “corazón” impaciente porque empiece el concierto y al filo de las 23 horas, tras la proyección de un video sobre el telón en el que la banda aparecía tras un muro e iban deslizándose, arranca el riff de guitarra de “Déjame entrar” desatando la locura entre la gente. 

Image

La temperatura ambiente y corporal suben sobremanera con el “corazón” loco por ir devorando y cantando temas de los mexicanos, tanto de los clásicos como “Oye mi amor”,”Vivir sin aire”, “Falta amor” sin faltar canciones con mensaje social  como “donde jugarán los niños” o de los incluidos en su último álbum y que da nombre a la gira, “Amar es combatir” tales como “Manda una señal”, “Bendita tu luz” o “Labios compartidos”.

Image

 Con el “corazón” acelerado vibramos con el batería Alex González “el animal” que sobre una plataforma giratoria se marcó un espectacular solo al que atónitos contemplábamos en una exhibición espectacular de percusión y que cerró con una merecida ovación y lanzando las baquetas al enfervorizado público. 

Image

Tiempo ahora para que el vocalista Fher, acompañado de Sergio Vallín con la guitarra, invite a dos chicas al escenario donde, sentados en un sofá los cuatro, copas de vino en la mano, interpreten canciones en acústico donde el “corazón sensible” capte en su dimensión la ternura de la voz de Fher en canciones como “mi reloj cu-cú” que dedica a su padre, “te lloré un río” o la popular canción mexicana “se me olvidó otra vez”. 

Pero el “corazón” rockero quiere más y asistimos a una versión de otro clásico tema mexicano, original de José Alfredo Jiménez, “El rey” pero con mucha más fuerza que en su primera versión. Nos queda acordarnos de Santana al oir “Corazón espinado” y envidiar la cascada de agua que cae en medio del escenario mientras suena “No ha parado de llover” o la muy celebrada “en el muelle de San Blas”.

Image

Nuestro “corazón” exhausto casi no puede más pero aún así asiste con pena a la despedida de la banda a través de una maleta donde puede leerse “Gracias”. Pero el “corazón” inconformista aún es capaz de un esfuerzo extra y latir a máximas revoluciones con los espectaculares bises que Maná nos regalan, “Rayando el sol” y “Clavado en un bar” tras la que cae lluvia de confetis y pone punto y final quedando un “corazón” contento y colmado de tan vital experiencia.

Image

Casi nombro la palabra “corazón” tantas veces como Maná en sus canciones pero asimismo la vida es con el “corazón” como uno puede llegar a explicar lo que siente, espero haberlo conseguido.  

Fotografías: Azahara Morillo

EasyCookieInfo

INSTAGRAM