Monkey Week, décimo cumpleaños feliz. Jueves

Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Viernes, 23 Noviembre 2018 10:05
Visto: 123

La esperadísima décima edición del Monkey Week ya ha llegado. Y diez años dan para mucho, para mucho y bueno.  Así que por un momento nos permitimos un pequeño viaje al pasado que hacemos con los primeros pasos por la Alameda,recordar los buenos momentos vividos (tanto en Sevilla como en el Puerto de Santa María) y reencontrarte con todas esas personas con las que has compartido otras ediciones. Sonreímos, brindamos y que suene la música.

Y sí, la primera de las jornadas de alta actividad festivalera se celebró enmarcada en el clásico día lluvioso otoñal que alteró algo la programación de los escenarios al aire libre. Esta circunstancia que a priori podía deslucir la puesta de largo no nos privó de una primera toma de contacto con los acordes abolerados de La Big Rabia sonbre la celebrada pista de autos locos reconvertida en escenario. Los chilenos que ya se han hecho habituales por la zona desgranaron con su incontestable personalidad un repertorio que fue ganando fuerza estilística hasta acabar con trazos de punk.

Vera Fauna son un buen ejemplo de savia joven interpretando la psicodelia-rock a su manera. A esto hay que añadirle el mérito de no esconder sus raíces, de exhibirlas en la tonalidad aguda de Kike y de esa equilibrada manera de dejarse llevar, como si sus canciones fueran viajes de rumbo impredecible.

Con The Magic Mor estamos ante un proyecto consolidado. Musicalmente se aprecia el mimo compositivo (desde la prueba de sonido con Bye Bye Earth) y además proyectan esa virtud en directo. En su concierto hubo transmisión, un nivel alto sostenido y un desenlace con Satellite que nos dejó con ganas de más. Conciertazo.

Terry vs Tori hicieron de lo climaológico un aliado perfecto. Sus melodías parecían colorearse en melancólicas o ensoñecedoras dentro de su dream pop que se ha hecho internacional y que en su tierra tiene también cabida como pudimos celebrar y disfrutar en esta jornada de jueves.

El denominado concierto presentación de este Monkey Week fue el de María Arnal y Marcel Bagés antojándose como uno de los platos fuertes de esta edición. Cerraban gira de 45 cerebros y 1 corazón que les ha reportado éxito y admiración y con esta homónima canción abrieron su espectáculo. Desde este tema que busca directamente sitio en la conciencia hasta las introducciones a las canciones de empático resultado lo cierto es que es díficil resultar impasible ante esta propuesta que se interpreta además con visceralidad. Desde música tradicional tamizada con música electrónica hasta temáticas igualmente de evidente salto temporal lo que es innegable es que ya cuenta con un público fervoroso que puso su granito de arena apoyando con voces y gritos en la interpretación de Canción Total.

El jueves pasó a ser viernes de madrugada con los sones de los barceloneses Conttra. Provocadores y festivaleros desgranaron un repertorio que sonoramente hacía recordar a los Franz Ferdinand y que además de estribillos pegadizos conjugaron un actitud apropiadamente descarada.

La gran labor del Monkey Week como creador de puentes con otros países y culturas se plasmó en el concierto de Quiero Club. Los mexicanos cuentan con un enorme reconocimiento en su país y nos trajeron un pop bailable que rápidamente asimilabas como familiar. Sobre el mismo escenario lo relevaron Carmen Costa, otro claro ejemplo de la calidad de formaciones de México y que en cuanto sus canciones se tornaron más fronterizas y hasta rockabilly engancharon con los presentes y los pusieron a bailar.

Y por último....lo más difícil. Hablar de Shht es como empezar a contar algo que ya sabes que quien te lee difícilmente va a poder comprender sin ser visto. Estos belgas dejaban atónitos a todos los que pasamos por allí ejecutando una especie de tormenta sonora a base de espasmos guitarreros y de teclados con frontman sin atemperar. Esta especie de locura parecía en ocasiones hardcore sintético y tuvo un final apoteósico que incluyó su personal revisión del Bohemian Rapsody de Queen en una explosión musical de la que hoy, viernes, seguro que aún seguirá hablándonse.

INSTAGRAM