Noche de grunge en Madrid.

Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Miércoles, 05 Septiembre 2018 12:16
Visto: 192

Comenzamos septiembre de la mejor manera posible por lo menos para los amantes del grunge, que no somos pocos. El pasado día 1 la sala Siroco de Madrid nos ofreció la posibilidad de asistir a un concierto que rindió homenaje a tres grandes bandas, Pearl Jam, Soundgarden y Nirvana, de la mano de Black Hole Jam y Radiobleach. Pese al calor de Madrid, el evento prometía, ya que las entradas estaban agotadas desde hace dos semanas. Los que pudimos asistir disfrutamos de una noche con un público entregado, que sabían perfectamente lo que iban a ver.


Sobre las 21:45 aproximadamente, comenzó la descarga de Black Hole Jam, que no podían empezar de la mejor manera que con Once y Animal, con músicos mas que correctos y con un cantante que se parecía bastante a nuestro querido Eddie Vedder. Como bien dice el nombre, Black Hole Jam alternaron canciones de Pearl Jam y Soundgarden y como no, a continuación, descargaron dos temazos de Soundgarden, Spoonman y Outshined, lo cual sonaron casi como los originales y aunque la voz estuvo a la altura, cantar como Chris Cornell es un reto casi imposible.

La noche se iba animando con el temazo Jeremy y siroco tembló, perfectamente ejecutada y transportándonos a Seattle. Cuando tenían al público tocadísimo y en pleno éxtasis sorprendieron con Alive y Black Hole Sun y cerraron una actuación culminante con Jesus Christ Pose, una auténtica hostia en la cara de Soundgarden y como colofón, el legendario Even Flow, aunque nos dejaron con ganas de más.

A la media hora, salieron al escenario Radiobleach con el listón muy alto, comenzaron con temas más desconocidos y el público explotó con todos los clásicos como Pennyroyal Tea, Come As You Are. Sorprendió que tocaran tan temprano el mítico tema, conocido por todos: Smells Like Teen Spirit, pero el público lo disfrutó como siempre. La banda estaba al nivel que se requería, muy parecidos a Nirvana, sobre todo su vocalista.


La noche continuó con Rape Me, Heart Shaped Box, con un público totalmente entregado recordando a míticos conciertos nirvaneros, pogos, muy grunge al estilo de los 90.
La noche finalizó como todos esperábamos, con una sala llena y dos buenas bandas de tributos que nos hicieron vibrar.

INSTAGRAM