Estopa y The Prodigy arrasan en el Weekendbeach

Escrito por Luis Alberto Jiménez
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Martes, 11 Julio 2017 09:49
Visto: 279

Cuarto año de éxito del festival malagueño, imparable. Buen plantel de artistas y organización motivados por la experiencia, casi rozando el cartel de completo. Este año ha cerrado sus puertas con más de 130.000 visitantes que han podido disfrutar de buena música en un ambiente mágico.


Un cartel con 93 grupos de diversos estilos, electrónica, rumba, pop, rock, rap… Música para todos los gustos repartido en 4 escenarios durante 4 días de música y fiesta asegurada.

Desde esta redacción solo pudimos disfrutar y dar fe de los días pertenecientes al fin de semana en los que The Prodigy fue el gran protagonista en la noche del viernes. Encargado de llevar los ritmos electrónicos más underground que evocan a otra década pero que nunca pasan de moda, y es que ¿quién no conoce a los míticos The Prodigy? Los británicos hicieron un repaso por toda su carrera musical desde los inicios de los que no faltaron temas como Everybody in the Place, No Good y Vodoo People, los ya himnos que hicieron vibrar a un público enfervorecido Firestarter, Smack my Bitch Up y Breathe, con el que abrieron el repertorio. También estuvieron presentes temas recientes como Omen, Take me to the Hospital, Nasty o The Day is my Enemy. Podría decirse que casi hicieron una réplica actualizada del repertorio de su último álbum en directo The World is on Fire, eso sí con un sonido fresco, remixes y mucha energía. Se fraguaron todos los ingredientes para poder denominarlo como un concierto con mayúsculas para delicia de los más jóvenes que acaban de conocer la música y de los no tan jóvenes que nos lleva atrayendo desde sus inicios. Y es que esta banda sigue dando mucha guerra sin que se note su larga trayectoria sobre los escenarios, conservando toda la vitalidad de su juventud, pues no pararon en ningún momento de disfrutar de su propia fiesta.

The Prodigyw

Previamente pudimos disfrutar un año más a los catalanes de La Pegatina por cuarto año consecutivo. Comenzaba con fuerza la tarde del Viernes donde Amparanoia acababa de dejar al público con ganas de más. Como siempre La Pegatina supo conectar con el público introduciendo ritmos populares entre sus canciones, maestros de la verbena, creando un ambiente de fiesta llenando de ritmos alegres todo el recinto. Lo que no se llega a ver, y queremos resaltar, es la cercanía de los componentes del grupo, es especial de su líder Adriá, dispuesto a charlar y hacerse fotos después de su actuación, como si de un amigo más se tratase.

La pegatinaw

 

En este mismo escenario hizo aparición Residente, orquestado por René, un puertorriqueño con mucho que decir y con muchas vivencias a sus espaldas. Es realmente curiosa la distribución de artistas en los escenarios para este año, pues grupos de primer nivel nacional e internacional como este, hicieron su aparición en el escenario secundario, distribuyendo así al público por todo el recinto. Volviendo a la actuación de Residente, resaltar sus nuevos temas por los que fue haciendo un repaso en el que fue presentando uno a uno con comentarios acerca de su lugar de grabación y colaboradores alrededor de todo el mundo. Letras muy reivindicativas a las que nos tiene acostumbrados, que llegaron a todos los corazones, alguien que ha viajado y vivido muchas situaciones de injusticia, que denuncia y lucha con su mejor arma, su voz. Tras su entrega en el escenario aun le quedó ánimo para atender a la prensa y las demandas de los invitados al backstage de camino a los camerinos. Con una amplia sonrisa y gran cercanía para todos, se hace querer y se nota el lado humano tan valioso con el que cuenta.

Residentew


El sábado, después de una jornada disfrutando de la agradable playa de Torre del Mar, con la rigurosa puntualidad que hace honores este festival a las 18.15 de la tarde aparecía en el escenario Trashtucada. Aún con el sol haciéndose sentir, la banda de ska repleta de energía comenzaba la jornada a ritmo de saxo, trompetas y tambores.


A continuación, con tinte de despedida llegaba Canteca de Macao, pues este sería su último concierto sobre los escenarios malagueños. Tuvimos ocasión de preguntar a Anita por el futuro de la formación que deja los escenarios con una buena noticia, ella continuará a pesar de que Canteca de Macao llegue a su fin tras más de una década sobre los escenarios. El concierto fue todo un placer del que testigos, animamos a todos los amantes de su música a disfrutar de esta gira de despedida en la que los ritmos y sonidos vuelven con los instrumentos a los que nos tienen acostumbrados. Estaremos muy atentos a nuevas noticias.
Y para llevar lo mejor posible esta triste despedida de Canteca de Macao, llegó al escenario Chambao. La Mari que estuvo gran parte de la actuación viendo el concierto anterior entre bambalinas, salió a darlo todo sobre el escenario como siempre nos tiene acostumbrados. Un directo cargado de energía positiva bajo la luna llena, creando un ambiente mágico al caer la noche. Durante la actuación, nos recordó que ésta sería una de las últimas ocasiones en las que se podría disfrutar de todo el repertorio de Chambao, pues pronto la formación parece que también tocará su fin y quedarán retazos de sus canciones en los conciertos que La Mari realice en solitario.


La zona de éste primer escenario comenzaba a estar ya bastante llena pero dio du máxima afluencia con los gran deseados Estopa. Mientras en el escenario principal terminaban su actuación Los Fabulosos Cadillacs con una gran afluencia de público que se cambiaba de escenario al término para poder disfrutar del directo de los catalanes. Antes del final pudimos disfrutar del mítico tema Matador, con una magnífica banda compuesta por más de diez músicos y dos baterías, sí, sí, dos baterías simultáneas.

Volviendo al concierto de Estopa, el público abarrotaba la zona llevando la capacidad del recinto a sus máxima capacidad. Como decíamos anteriormente, nos chocó que el que venía a ser el cabeza de cartel de la noche del sábado fuera emplazado al segundo escenario con menor capacidad y potencia de sonido, que quizás hiciera un poco de agua para tanta afluencia, quizás no se esperaba que los catalanes tuvieran tanto tirón. Miles de weekers agolpados como no se había visto en todo el fin de semana esperaban impacientes el comienzo de la actuación. El concierto comenzó con mucha fuerza con un público completamente entregado desde el primer al último tema. Los ritmos rumberos, desde los temas de siempre a sus más novedosas hacían vibrar los corazones de los asistentes, gracias a la fuerza y cercanía que solo los hermanos Muñoz son capaces de transmitir. El concierto pasaba ya de la hora y media cuando nos regalaron tres temas en acústico, donde se lanzaron a admitir incluso alguna petición. Un largo concierto de casi dos horas a los que no estamos acostumbrados en un festival que dejaron al público en un completo éxtasis.

Estopaw


Un año más los 67.000 metros cuadrados que abarca el recinto han sido testigos de una gran variedad musical, con unos weekers en su mayoría jóvenes que ha sabido convivir con los habitantes de Torre del Mar y que han compartido playa, hostelería, tiendas y alojamientos, al 100% de ocupación, dejando un buen sabor de boca a todos los habitantes de este rincón malagueño. Una buena convivencia, en que destaca la organización de los Hermanos Toro, de los que esperaremos con ilusión el exclusivo cartel con el que harán cumplir los suelos musicales de los weekers para el año que viene.

INSTAGRAM