La gozada del Renofest

Escrito por Antonio G. Zapata
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Viernes, 08 Abril 2016 21:26
Visto: 896

Noche de derby Real Madrid- FC Barcelona. Concierto de SuperSubmarina. Festival solidario con millones de grupos en la Sala X: los competidores para la noche del sábado eran muchos y difíciles de batir, pero el RenoFest se crece ante las adversidades y resultó una gozada de principio a fin.

 

Este año, el tercero de su andadura, ha cambiado el emplazamiento (del ambiente casi familiar del año pasado en la Malandar a la explosión de buen rollo de este año en la Sala Events) y ha aumentado la apuesta: de los 3 grupos de la edición anterior a los 5 de ésta, todas ellas bandas con cierto nombre a nivel underground que, viendo la evolución de la noche, no tardarán en pasar de promesas a realidades. Todas estas bandas, más 2 parejas de DJs pinchando en todas las combinaciones posibles, por un precio casi testimonial: así da gusto.

 

Abrió la noche Hacia Las Rocas Imantadas, un viaje hipnótico por ese math/post rock de sonido gélido y texturas sintéticas que por momentos traía a la cabeza el sonido sedoso de unos Migala menos inflados. Mención especial para las proyecciones y para la única aparición en escena del factótum del festival, el ubicuo Jose Luis de la Vega (MOR, Groove On Woods, Kenedy, …), que al bajo y junto con Antonio Ortiz, el batería de Blusa y Pinocho Detective, aportaron una estimulante base rítmica a dos de los temas del grupo, logrando el primer gran momento de la noche.

 

Para continuar subieron a escena los granadinos Red Passenger, un pequeño secreto que, visto lo que aportaron en el escenario, no va a tardar en sonar por todas partes. Un directo tremendo, ajustado y espectacular, con un sonido propio y personal que absorbe muchas influencias y las muestra, indetectables, tras un discurso propio cohesionado y espectacular. Añade un sonido totalmente profesional (en el buen sentido), un dominio y una actitud en escena arrolladores y un repertorio excelso, y ya tienes la primera sorpresa de la noche. Hay que seguirles la pista muy de cerca.

 

Tras ellos llegó el turno de los malagueños Oh, Trikelians! y sus puñetazos de decibelios y distorsión, todo un derroche. Demostrando que ya llevan un tiempo de rodaje, mostraron en el directo sus armas: garra y pericia instrumental, filo melódico e intensidad escénica para una visita a los terrenos de los At The Drive-In más rabiosos.

 

Tocaba después seguir viaje hasta tierras onubenses, de donde llegaron unos Delboque que, con su indie rock de muchos decibelios y muchos quilates, consiguieron caldear el patio y hacer que buena parte del público saltase a bailar. Transitando la estrecha senda entre el indie y el powerpop que grupos como Los Planetas abandonaron hace tiempo, continuaron con la tónica del festival de traer bandas de nivel pro y levantaron a los asistentes con una interpretación fabulosa, todo un prodigio de ruido melódico que explotó en “Canción para odiarte”, otro momento muy celebrado. Grandes.

 

Para cerrar la noche nos fuimos hasta Cádiz, de donde llegó el circo aparentemente fiestero de Detergente Líquido (aparentemente, porque tras la diversión de su música late un poso reflexivo en las letras y una gran capacidad de observación de lo que les rodea). Tras todo lo expuesto el buen ambiente ya era general, y el pop optimista y naif que traen, muy en la onda de unos Fresones Rebeldes o unos Delafé, pusieron a dar saltos a toda la sala, y el “No me gusta bailar” de uno de sus temas se convirtió en el himno de la noche. Acelerados, cantables y muy, muy divertidos, pusieron la guinda a un festival maravilloso.

 

Para rematar, y tras haber amenizado los entreactos mediante diversas combinaciones de sus componentes, Amparos DJs y Wemakefriends DJs remataron la noche fusionándose en Orgía DJs. Jitazos, jitazos y más jitazos para bailar hasta el amanecer.

 

En definitiva, un festival que ha dado un gran paso adelante respecto a su pasada edición, con un ambiente y buen rollo casi familiares y una programación exquisita y con un criterio fantástico, tanto a nivel de cantidad como de calidad de las bandas que traen. Es un placer ver que en esta ciudad hay público para una propuesta que no recurre a grandes nombres ya vistos en muchos otros festivales, y que se esfuerza en descubrir propuestas menos evidentes…e igualmente disfrutables.


Enhorabuena a la organización, y larga vida al RenoFest. Definitivamente, #bestRenofestever !!

INSTAGRAM